Deviant Login Shop  Join deviantART for FREE Take the Tour
×

More from deviantART



Details

Submitted on
September 21, 2005
File Size
2.9 KB
Link
Thumb

Stats

Views
215
Favourites
3 (who?)
Comments
4
Downloads
10
×


Una vez conocí a una niña. Era pequeña, tan pequeña que cuando nació, su padre tuvo que ponerle un nombre pequeño. Para que no se ahogara. Esa niña creció. En el colegio los niños se reían de ella, porque cuando aprendían la lección o recitaban un poema la niña se ponía nerviosa, casi todas las palabras contenían su nombre, así que andaba girándose todo el rato para ver quien la llamaba. Nadie. Nadie la llamaba queriendo. Incluso sus padres se ahorraban el llamarle la atención, la niña estaba siempre atenta mientras alguien hablase a su lado.

   A los 7 años los padres de la niña la llevaron al oculista. Necesitaba gafas, lo veía todo raro y borroso. Su padre llegó al día siguiente con unas pequeñas gafas de pasta verde con cristales graduados. La niña preguntó si esas gafas le cambiarían el nombre. El padre, extrañado, dijo que no, que esas pequeñas gafas de pasta verde con cristales graduados servían para ver el mundo tal y como lo veían los demás, sin borrones ni rarezas. La niña se las puso, y atenta como siempre, mientras sus padres veían las noticias, se fue a su cuarto.

   El tiempo pasaba y la niña estaba ya acostumbrada a oir su nombre a cada palabra, así que ya no hacía caso. Sus gafas de pasta verde con cristales graduados funcionaban bien, leía su nombre en casi todas las palabras, veía al presentador de las noticias con claridad y todo parecía normal. Hasta que la niña creció y se dio cuenta de que no tenía un nombre, tenía una letra. Y ahora que ya había crecido, pensó que le cabría cualquier nombre normal. Compró un librito con nombres, normales, raros, extranjeros, locales, largos (los cortos los iba borrando a medida que los leía) y sobretodo, nuevos. Pensó en llamarse Francisco, pero le sonaba raro, así que contempló más opciones. Hizo una larga lista de nombres y la colgó en una pared de su cuarto. Cada día la leía un par de veces esperando una revelación. Aún no sabía qué nombre quería tener.

   Un día la niña discutió con una compañera de la escuela. Todos se reían de ella porque decían que una niña no podía llamarse Alfonso. Lloró. Lloró tanto que sus gafas de pasta verde con cristales graduados se empañaron, y volvió a ver todo borroso y raro. Llegó a su casa, subió a su cuarto y rompió sus gafas de ver la verdad pensando que ya no funcionaban. Tal fue su disgusto que decidió que nadie se reiría más de su nombre y fue decidida a la lista de la pared a escoger uno. No veía bien. Los nombres parecían montoncitos de ceniza, todos muy largos, pegados en la pared. Y vio el montoncito de ceniza más largo de la lista, se acercó más hasta que pudo leerlo. Así se iba a llamar. Se puso a saltar de contenta, pero poco a poco le iba faltando el aire, se mareba y el cuarto le daba vueltas. Su nuevo nombre largo ahogaba. No dejaba respirar. Hasta que cayó al suelo. Muerta.
...
Add a Comment:
 
:iconaxn-x00:
axN-x00 Featured By Owner Nov 6, 2005
Y la niña como se llamaba?
Reply
:iconzaszas:
zaszas Featured By Owner Oct 20, 2005
ooohhh pobre niña! esta muy bonita la historia aunq como ya dijeron el final es triste e incluso inesperado
Reply
:icondreamergirl:
dreamergirl Featured By Owner Oct 3, 2005
ahh x cierto, x cierto, cual era la inicial? pq M es una bonita y creo q buena inicial. Por lo menos Los Piratas tienen una canción q s llama asi q me encanta
Reply
:icondreamergirl:
dreamergirl Featured By Owner Oct 3, 2005
WOW !! q bonito -aunque triste - , mu tierno escribes si señorita :)
Reply
Add a Comment: